Cascadas en Puerto Plata

Descubra las mejores cascadas en Puerto Plata

El interior de la isla de República Dominicana esconde un secreto muy buen guardado, cascadas y saltos de agua de singular belleza enclavados en bosques selváticos. Para llegar a contemplar las cascadas en Puerto Plata más espectaculares, tendrá que vivir una jornada de aventuras que incluyen en muchos casos barranquismo, saltos de agua y rápel.

27 charcos de Damajagua

Es, sin duda, uno de los atractivos naturales más famosos de la República Dominicana, solo apto para los aventureros que quieran vivir una excursión emocionante y a tan solo hora y media de la ciudad de Puerto Plata. Los 27 saltos de Damajagua son las cascadas que el río homónimo crea a lo largo de su cauce desde las tierras altas de Puerto Plata hasta las llanuras. A lo largo del recorrido crea pozas y piscinas naturales de aguas cristalinas en las que podrá saltar, deslizarse y disfrutar de un baño refrescante. Todo ello rodeado de increíbles y frondosos bosques.

Cascada Ciguapa

Otra de las cascadas en Puerto Plata más espectaculares es la de Ciguapa, que cuenta ni más ni menos que con 12 saltos de 10 metros de altura. Para acceder hasta allí, tendrá que realizar un recorrido de dos horas lleno de emoción a lo largo de un río. La mayoría de los tours parten desde Cabarete.

Hongo Mágico

El Hongo Mágico es uno de los lugares más singulares de Puerto Plata y de toda la isla. Se trata de una cascada cuyas rocas han sido erosionadas con una peculiar forma de seta, creando un bonito espectáculo de agua. Esta excursión solo es apta para personas con buena forma física y amantes de la aventura, ya que para acceder a este lugar hay que hacer un descenso de barranquismo con varios saltos de agua sencillos y también rápel.

Charcos de los Militares

Los charcos de los Militares son otras de las cascadas en Puerto Plata más famosas, situadas en el corazón de las llanuras de la isla. Están formadas por un conjunto de tres saltos de aguas y pozas naturales, en las que podrá nadar y refrescarse. Para llegar hasta allí, tendrá que recorrer un sendero de una hora y media entre antiguas plantaciones de cañas de azúcar.

es